Volvió el Big Three

Volvió el Big Three

Ganar los cuatro Grand Slams del tenis es sumamente difícil, no importa si se logra en una temporada o en varias. Obtener los nueve trofeos Masters 1000 parecía un imposible hasta el pasado domingo; pero que un jugador lograra ambas hazañas era algo impensable hasta que Novak Djokovic lo hizo cuando pudo conseguir el trofeo de campeón en Cincinnati, tras cinco intentos fallidos.

Michael Monegro

Ah, y se me quedó el torneo de Maestros de final de año que reúne a los mejores ocho jugadores de la temporada, un evento que el balcánico ha ganado en  cinco ocasiones.

Estos logros evidencian la versatilidad del serbio, que tal vez no sea un especialista en tierra como Nadal o en hierba como Federer, pero sí es el mejor al momento de jugar al tenis sobre cualquier suelo hasta el punto de vencerlos a ambos en sus superficies favoritas.

Los Masters reúnen a los mejores tenistas del circuito, y componen, después de los Grand Slams, el conjunto de eventos más importantes en el tenis profesional. Estos nueve torneos se juegan sobre arcilla (3) y cemento (6), siendo uno de ellos bajo techo.

Solo la hierba no tiene certámenes de este tipo, pero Novak Djokovic ha cosechado cuatro copas de Wimbledon, el torneo de mayor prestigio en este deporte.

Hace unas semanas escribía sobre a quiénes considero los cinco mejores jugadores de la historia, donde no incluía a Djokovic. Aunque todavía no lo incluyo, creo que su legado está muy próximo a superar al de Ivan Lendl, pese a que para algunos ya lo superó.

Todavía le restan algunos títulos grandes y otras semanas como número uno del mundo para dejar atrás a nombres como Pete Sampras, Jimmy Connors, Rafael Nadal y Roger Federer.

Pese a sus 31 años,  el nuevo giro que ha tomado su carrera y la lenta evolución de la nueva generación llamada a ocupar los primeros planos del tenis, le dan a “Nole” grandes oportunidades de escribir más alto su nombre en la historia.

En términos de la actual temporada, este hito dispara una moral que ya venía subiendo desde las semifinales contra Nadal en Wimbledon, y lo convierte en el hombre del momento, perfilándose como la primera opción para ganar el US Open que inicia el próximo lunes.

Además, Djokovic ha sido el único que pudo parar a Federer y Nadal (No.1 y No.2 del mundo) en canchas rápidas en las últimas semanas.

En general, con este regreso del balcánico volvemos a tener el Big Three, y el tenis mundial se pone mucho más interesante.

Por: Michael Monegro