El US Open será inolvidable

El US Open será inolvidable

La pasada edición del US Open fue tal vez la más accidentada que he visto desde que inicié a ver tenis hace ya más de 20 años. Desde llamados controversiales de los árbitros,pasando por el calor infernal que hizo durante las dos semanas en la Gran Manzana, hasta llegar a otros berrinches de Serena Williams en plena final.

La ex número uno del mundo, considerada además una de las mejores jugadoras de la historia fue superada en cancha y su actitud fue la arrogancia que hemos visto en múltiples ocasiones.

Desde que vi los warnings que le empezaron a llamar me fui a ese partido contra Kim Clijsters en 2009 en el que le preguntó a una juez de línea “¿quieres que te mate?” luego de que le llamaran una falta de pie, lo que dio doble match point a la belga para cerrar el partido.

Pero no me quiero centrar en lo negativo. Para que la estadounidense sintiera esa frustración (y no la justifico) tuvo que ver mucho el nivel de su rival Naomi Osaka que a inicios de este año mostró el temple para vencer a Serena. Sin embargo, en una final de Grand Slam se necesita más que eso, se precisa de madurez.
La japonesa demostró que tiene la cabeza bien puesta, una característica primordial en un circuito lleno de inconsistencias como actualmente está la WTA.

Sin embargo, lo que para mí merece más la pena resaltar es el triunfo de Novak Djokovic para conseguir su Grand Slam número 14, y así empatar con Pete Sampras en el tercer puesto de todos los tiempos, solo siendo superado por Roger Federer y Rafael Nadal.

Hace unas semanas escribía sobre los mejores de todos los tiempos, lista en la que no incluía al serbio. Creo que sus victorias en Wimbledon y en US Open lo meten al top 5 histórico, tal vez todavía no superando a los tres mencionados, pero sí ya a Ivan Lendl.

Sus 223 semanas como número uno del mundo, una estadística en la que ya supera a Nadal, y en la que puede seguir escalando hasta alcanzar a Federer sumado a que es el único que consiguió al menos una vez todos los Masters, los Grand Slams y la Copa de Maestros, lo hace estar dentro de los mejores.

En la actualidad, al balcánico está a unos 2,300 puntos del número uno del mundo, una cifra insignificante si evaluamos el nivel con el que está jugando, y que solo suma en lo que queda de 2018, contrario a Nadal que defiende unos 1,300 tantos. Así que no se sorprenda si ‘Nole’ termina el año como puntero del ranking ATP.

Por: Michael Monegro