La pensión de Víctor Estrella

La pensión de Víctor Estrella
Por Metro RD

La semana pasada Víctor Estrella concluyó su temporada 2017, en la que terminará por tercera vez en su carrera dentro del top 100 de la ATP, exactamente dentro de los primeros 85 tenistas del mundo, algo que logró en 2014 y 2015.

Desde que Víctor daba sus primeros pasos en el profesionalismo en los torneos Futuros del Parque del Este, procuraba sumar esos puntos para ascender en el escalafón y poder jugar torneos de mayor nivel, o sea, los Challengers, aunque, por supuesto, los poco más de mil dólares que ganaba por cada evento no caían mal.

Los tenistas profesionales, una vez asentados en el tour, juegan por los puntos en el ranking, pues este les permite jugar mejores torneos, lo que significa más prestigio, y también ganancias, pues recuerden que a cada torneo profesional se accede por la posición que un jugador tenga en la clasificación, no por una cuota de inscripción. A menos que los organizadores le otorguen una invitación.

Siendo así, el tenista no va solo buscando el dinero en cada torneo, aunque se dan casos de jugadores que sí, e incluso en un momento se puede elegir entre dos eventos en una misma semana por tener un mejor prize money.

Pero, cada caso es particular. La elección de los torneos puede depender de muchos factores, y en un atleta como Víctor Estrella, que se mantiene entre los 50 y 100 del mundo, lo más inteligente es tener una visión de Futuro.

Al no estar dentro de los primeros 10, estos jugadores no salen multimillonarios al momento del retiro. No serán Novak Djokovic o Roger Federer, que ya ganaron más de 100 millones de dólares en sus carreras y aún siguen vigentes o Pete Sampras y Andre Agassi, que ya se retiraron y ganaron más de 30 millones.

Por eso, estos maestros de la raqueta buscan asegurar su futuro con las pensiones que ofrece la ATP para los tenistas que al menos han terminado entre los primeros 125-160 del mundo en cinco años o más de sus carreras, en el caso de Estrella ya tiene cuatro.

Pero este no es el único requerimiento, de acuerdo a los reglamentos, quien solicite la pensión también debe haber participado en 11 torneos ATP 250, 500 o Masters 1000. Estos fondos de pensiones se descuentan a los jugadores de los premios que reciben en estos eventos.

En ese sentido, en 2016 los aportes ascendieron a más de 9 millones 700 mil dólares, lo que significa que a cada jugador de esos clasificados le corresponde en promedio unos 53 mil dólares, que serán repartidos una vez el jugador esté en retiro y alcance la edad de los 50 años.

Esa cifra solo corresponde a los singlistas, pero el fondo también se reparte entre los doblistas.

Con esto, esos tenistas que no pudieron llegar a los primeros puestos del ranking mundial, o por lo menos no mantenerse por mucho tiempo, tendrán acceso a una vida digna una vez fuera de las canchas.

Es un tema que los periodistas tenemos mucho en cuenta, y la gente en general, que le gusta calcular el dinero ajeno, pero ya saben que el jugador de tenis no solo cuenta con lo que se gana en la cancha durante su carrera, sino que parte de esos recursos se guardan para cuando ya su raqueta sea colgada.
¡Hasta la próxima semana!

Por: Michael Monegro