Espejo de Papel: De sopetón

Espejo de Papel: De sopetón

El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones y, no cabe duda, que no faltan en la decisión de cambiar los uniformes escolares; pero la gracia de unos puede ser la desgracia de otros.

Las diferentes organizaciones que aglutina a la industria de la confección textil señalan los efectos negativos colaterales de un cambio brusco.

Los industriales indican que tendrán que invertir millones en nuevas maquinarias y posiblemente también muchos operarios perderían su trabajo.

La preocupación es razonable; además, la fiebre de la mala calidad de la educación no está en los uniformes. El cambio, gradual.

No de sopetón.

LaVerdadVerdad: Los policías y la seguridad

Metrónomo: Negociación y Errores