Espejo de Papel: Somos indios

Espejo de Papel: Somos indios

La historia consagró para la posteridad el nombre del primer local que prefirió lo extraño a lo propio: el cacique Guacanagaríx.

La ingenuidad o el cálculo lo llevaron a creer que la cooperación con los recién llegados redundaría en alguna ventaja. El resultado fue, a la vuelta de pocos, años la aniquilación de su raza.

La conducta del cacique, que se repite en la actualidad, se tipifica como un peculiar complejo de nuestro pueblo.

La última expresión de esa ancestral práctica es la contratación de siete juristas internacionales para establecer la constitucionalidad o no de las primarias. Todavía somos indios.

Recomendamos:

LaVerdadVerdad: ¿Qué fue el futuro?

Metrónomo: Ruina y Préstamos