Espejo de Papel: Guerra perdida

Espejo de Papel: Guerra perdida

La guerra contra las drogas está perdida, porque los soldados la pelean para el enemigo. El hecho de que un grupo de militares apagara el sistema de vigilancia del aeropuerto de La Romana para permitir la entrada y salida de un importante alijo de cocaína es una indicación de la derrota.

La débil anatomía moral de nuestros soldados no resiste el alto calibre de los pesos disparados por los carteles. La infiltración garantiza operaciones con un insolente descaro.

El sistema de consecuencias debe actuar con el mayor rigor, porque de lo contrario seguiremos siendo un puerto franco para los narcotraficantes.

Recomendamos

#LaVerdadVerdad: Jerusalén de la discordia

Metrónomo: Doble moral y Continuismo