Espejo de Papel: Ruido

Espejo de Papel: Ruido

La política, suponemos, debe ser la preocupación constante por los problemas de las personas. El debate cotidiano debería reflejar esa preocupación, pero no es así.

Lo que se escucha y lee a diario nada tiene que ver con los ciudadanos. Los políticos solo hablan y escriben sobre sus contradicciones egoístas y sus pequeñas ambiciones.

El debate aquí es exclusivamente electoral. La competencia por posiciones, estatales o partidarias,  consume toda la comunicación. Los temas en contradicción son zancadillas verbales para tomar ventaja sobre el adversario de ocasión.

Las palabras sin ideas son un simple ruido. El ruido no mejorará la democracia.

Recomendamos:

Metrónomo: Desigualdad y Camino

#LaVerdadVerdad: La diplomacia tibia