Metrónomo: Sin fin y La soga

Sin fin

Los debates son interminables en el espacio político. No se sale bien de un tema y a poco aparece otro más polémico. Las primarias se colocaron en baño de María, pero ahora se comienza a hablar del voto preferencial. Nada malo tendría la costumbre de la discusión permanente si los temas se debatieran en función del interés nacional. El problema es que el enfoque tiene las miras estrechas del egoísmo político.

Los actores políticos desean desmontar del sistema todo lo que asegure la libertad de elección de los ciudadanos.

La democracia verdadera reduciría la capacidad de imposición de las cúpulas. La eliminación del voto preferencial no favorece una mayor calidad del proceso electoral. El retorno a las listas rígidas de los partidos significaría el triunfo del dedo sobre el voto.

La experiencia del retorno a los viejos modos pocas veces ha sido feliz. Lo correcto sería eliminar las imperfecciones del voto preferencial para dar mayor libertad de elección a los votantes; pero, lamentablemente, eso algo que pocos quieren. El resultado previsible es que también se alargue esta discusión.

La soga

La soga del crimen rompió por lo más grueso. El ex teniente Fernando de los Santos, buscado por su responsabilidad en unos treinta de asesinatos, fue apresado en Santiago. La noticia de sus crímenes y su huida es tan remota que la mayoría no guarda memoria. La pregunta: ¿por qué lo encontraron ahora y no antes?