Metrónomo: Pasiones y Cuidado

Pasiones

El agua de las pasiones se derrama por los bordes del vaso morado. La clásica discreción que lavaba la ropa sucia en casa, ahora exhibe las prendas sin tocar el jabón.

Los trapos sucios del PLD se tienden sin lavar. El país es testigo del volcánico desencuentro que amenaza con hacer erupción. El problema es que las consecuencias no serán solo para los militantes del partido, sino para todo el país.

La condición de partido hegemónico, que tienen las manos metidas en todos los espacios de poder público y privado, hace la situación mucho más delicada.

El proverbial control emocional que tenían parece haber desaparecido. Danilo y Leonel se están matando con cuchillos de palo. Las fiestas de diciembre tal vez calmen las cosas. El año nuevo vendrá y veremos.

Cuidado

La historia criolla no conoce otra movilización ciudadana tan poderosa como la Marcha Verde. Esa capacidad de convocatoria fue producto de su apelación a luchar contra la cultura de la impunidad y de la corrupción.

Ningún ciudadano de buena voluntad rechaza un objetivo tan noble como ese. Pero ahora el movimiento verde parece haber perdido el rumbo, porque ciertos grupos radicales han tomado el control del mundo. Las cabezas frías y prudentes han sido apartadas de sus grupos directivos.

Las últimas actividades muestran el perfil de un radicalismo peligroso. La intención purificadora no puede completarse a través de medios que generen caos e incertidumbre. El juicio político, de efectuarse, tendría resultados contraproducentes.

El que juega con fuego puede terminar quemándose. Cuidado. El movimiento debe recuperar su discurso y actuación cívica.