Metrónomo: Camioneros y Callarse

Camioneros

Los camioneros no entienden la lógica de la libertad de comercio. Los tiempos del control monopolio protegido por los lazos políticos terminaron, pero no parecen comprenderlo. El problema comenzó localmente, en Montecristi, pero ahora se extendió nacionalmente.

Los camioneros se quejan de la falta de contratos de la empresa Malespín. Recurren a la huelga para conseguir a través de la presión lo que debieran obtener con un buen servicio.

Las autoridades no deben aceptar ese chantaje. Las empresas tienen el derecho de contratar el servicio de transporte de su preferencia.

El momento es propicio para que las empresas creen alternativas a los camioneros federados. Las decisiones de la justicia no servirán para garantizar la libertad de elección si no existen alternativas.

En este caso la empresa Malespín tiene toda la razón. La opción es resistir. Los camioneros no soportarán estar sin trabajar por mucho tiempo.

Callarse

Los gallos morados están topándose en todas las esquinas. El país está desenfocado de los problemas reales por estar atentos a este absurdo debate sobre las primarias y la reelección.

La pobreza, la falta de salud o electricidad no se resolverán enfrascados en este pleito.

La sociedad requiere que sus dirigentes se comporten como adultos. No es posible que sigamos perdiendo energías en semejante superficialidad. Así que a callarse todos.