Metrónomo: Inútil

Inútil

La esperanza es lo último que se pierde. El problema es que en el tema venezolano no parece quedar esperanza. Los abusos del régimen rompieron todo el tejido social. Los jirones se dejan ver en todos los espacios institucionales. Allí ni siquiera existe la apariencia de una formalidad democrática. Nicolás Maduro se muestra cada día en el papel de dictador. El desempeño es caricaturesco, pero los efectos  son trágicos. La diplomacia criolla se empeña en seguirse prestando para lanzar tablas salvadoras a un régimen que se ahoga.

El proceso de diálogo que iniciará aquí en pocos días pretende reunir al oficialismo y a la oposición. El intento desconoce el fraccionamiento de los adversarios del régimen. La MUD quedó deshecha después de las elecciones generales. Los voceros que vienen en su nombre no hablan por todos los partidos opositores. Los principales líderes no apoyan el diálogo. Los engaños sembrados en el pasado hicieron florecer la desconfianza. Nadie cree que las principales demandas de la ciudadanía sean atendidas. Como dicen en Venezuela: ¡amanecerá y veremos!