Metrónomo: Solidaridad y Mercado

Solidaridad

La dictadura venezolana se consolida, mientras aquí jugamos a seguir reconociéndole legitimidad. La Constituyente ordenó al CNE organizar las elecciones antes de que finalice abril.

Ningún país o dirigente que se diga democrática puede quedarse de brazos cruzados ante semejante bufonada. Maduro se encargó de limpiar el camino de su reelección inhabilitando opositores y partidos. La oposición existe, pero con tecnicismos jurídicos fue borrado del espacio público.

La OEA tiene que tratar, una vez más, de activar la Carta Democrática. Venezuela es un Estado apartado de toda racionalidad política.

La voluntad de resistencia del pueblo ha sido minado por el hambre y la enfermedad. No pueden solos. La solidaridad internacional debe ir en su auxilio. Si queda un mínimo de decencia por estos lados.

Mercado

Lo único que explica el estado de abandono de una inversión millonaria es la falta de planificación. El mercado de Villas Agrícolas construido a un costo de muchos millones de dólares está lleno, pero de basura.

El Ayuntamiento del Distrito Nacional dice que el Ministerio de Agricultura todavía no le transfiere la obra. Lo extraño es que la institución edilicia no puede mudar allá a los comerciantes del Mercado Nuevo de la Duarte, pero sí puede utilizar la nueva instalación como estación de transferencia de basura.

Un país al que no le sobra dinero y, mucho menos, en los presupuestos municipales, no se puede dar el lujo de desperdiciar esta obra. Vamos a recuperar ese espacio.