Metrónomo: Lecciones

Lecciones

La última jornada de la Marcha Verde deja lecciones que deben ser aprendidas por los manifestantes y las autoridades. Los primeros deben entender que la indignación ciudadana tiene un interés reformador, pero no revolucionario. Así que para las próximas convocatorias es imprescindible afinar el discurso.

El mensaje que exige el fin de la impunidad y la corrupción es bien recibido por casi la totalidad de la población, pero no recibe la misma receptividad el que busca la interrupción del orden constitucional. No se puede confundir la lucha contra un flagelo político con el enfrentamiento con una figura o un partido en específico.

La impunidad y la corrupción tienen carta de ciudadanía desde tiempos antiguos en nuestra sociedad. La aspiración es eliminarla de nuestra convivencia política y eso significa enfrentarla en el oficialismo y en la oposición.

La lección para la autoridades es la demostración de que no existe ningún peligro en permitir la protesta cívica en las inmediaciones del Palacio Nacional.

La experiencia indica el progreso democrático de nuestra sociedad. Los ciudadanos y las autoridades cumplieron para mantener el respeto mutuo.